La prominencia que está adquiriendo el tema del “periodismo de datos” nos hace recordar otras tendencias que han surgido dentro de la profesión y que han tenido un impacto significativo en la labor periodística. Algunas fueron adoptadas y hoy  son parte importante de la actividad cotidiana de los profesionales de la prensa. Otras, no perduraron y pertenecen a los anales históricos de la actividad periodística.

Periodismo de datos (“data journalism”, como se denomina en Inglés) ha sido el tema de incontables seminarios, conferencias y publicaciones. Pero, todavía surge la pregunta, ¿qué es realmente el periodismo de datos? Las definiciones abundan, pero todos coinciden en que involucra el uso de nuevas técnicas para la recolección, procesamiento y análisis de grandes cantidades de datos, los que luego son utilizados en la preparación de reportajes periodísticos.  Indudablemente, el Periodismo de Datos ha sido un subproducto de Big Data que ha estado en un proceso de constante desarrollo en la compañía Google desde 2004, con la introducción de herramientas como Hadoop, que permite al almacenamiento masivo de datos;y  de  MapReduce, que hace posible el acceso rápido y casi instantáneo a los nodos que contienen la información requerida. Esta aparente complejidad también ha llevado a los proponentes del “periodismo de datos” a señalar que esta actividad solo puede ser abordada por profesionales expertos en estadística y con conocimientos especiales de programación y  manejo de bases de datos.

Una pregunta recurrente es si el “periodismo de datos” es un nuevo género periodístico o si se trata de una adaptación actualizada del “periodismo de precisión” que se desarrolló en los 1970s; o si tal vez es una extensión del “periodismo de investigación” que en los Estados Unidos se practica desde comienzos del Siglo XX.

Periodismo de Precisión se identifica principalmente a través del trabajo de Phillip Meyer, quien comenzó a desarrollar el tema en 1966 mientras gozaba de un año sabático en el programa Nieman de la Universidad de Harvard. Allí se gestó el proyecto que proponía el uso de los métodos de investigación de las ciencias sociales en la práctica del periodismo.  Meyer utilizó estas técnicas mientras cubría los disturbios raciales del verano de 1967 en Detroit y desde entonces se convirtieron en herramientas que se integraron a las salas de redacción. Este esfuerzo culminó en 1972 con la publicación del libro, Precision Journalism, donde Phillip Meyer introdujo temas como la utilización de computadoras para el acceso a bases de datos, para el procesamiento de datos del censo, y para el análisis estadístico de encuestas de opinión realizadas por periodistas.  Todos estos elementos son temas relacionados al “periodismo de datos” que se practica en la actualidad. Los objetivos del periodismo no cambian aunque la profesión ha estado estrechamente ligada a los avances tecnológicos.

Paralelamente, la década de los 1970’s también presenció el rápido desarrollo del “periodismo de investigación”; una época donde prima el romanticismo de la profesión de periodista, cuando la carrera de periodismo se convertía en una de las más populares en todas las universidades. Representaba un objetivo deseado  por miles de jóvenes que buscaban emular a los periodistas del New York Times que publicaban  “Los Papeles del Pentágono”; o a los reporteros del Washington Post que escribían sobre el caso “Watergate”, un escándalo político que terminó con la renuncia de Richard Nixon a la presidencia de los Estados Unidos. El auge del periodismo de investigación también se manifestó en los círculos profesionales donde los periodistas se agrupan y comparten conocimientos y experiencias. En 1975 nace la asociación, “Investigative Reporters & Editors”, y años más tarde, se crea el National Institute of Computer Assisted Reporting.

Desde entonces estos grupos se reúnen anualmente para discutir las últimas tendencias en este campo, este año, por ejemplo, en la conferencia que se desarrolló en junio en Filadelfia, organizada por la IRE, hubo más de 150 paneles que incluían temas sobre Periodismo de Datos, de Investigación y de Precisión. La realidad es que lo que estamos presenciando hoy es una convergencia de todas estas ideas y disciplinas que tienen objetivos comunes.

Anuncios