Finalmente los medios han decidido tomar cartas en el asunto y empiezan a implementar estrategias para contrarrestar a los bloqueadores de anuncios.

Según podíamos leer en la web de BuzzFeed, este pasado 9 de septiembre, el Washington Post ha empezado a redireccionar a los internautas que tienen instalado Adblock hacía su sección de suscripción, animandoles a que “paguen” para poder acceder a sus contenidos online, o mostrandoles un mensaje en el que les piden desactivar su bloqueador de publicidad para seguir navegando sin restricciones, prometiendo mostrarles sólo publicidad en una justa cantidad y de forma no invasiva.

A las preguntas de BuzzFeed, un portavoz del diario capitalino, fue muy claro: “Mucha gente nos lee de forma gratuita, visualizando una publicidad que sólo cubre una parte de los costes de producción y publicación de los contenidos. Sin ingresos por publicidad o por suscripciones, no somos capaces de ofrecer el periodismo que la gente espera de nosotros. Estamos haciendo distintas pruebas, con varias aproximaciones diferentes, para ver qué prefieren los lectores, reactivar los anuncios o suscribirse a nuestros productos.”

También esta misma semana podíamos leer que Google y YouTube, han decidido pasar a la acción y están empezando a desarrollar estrategias que llegan a penalizar a los usuarios que bloquean la publicidad display, al obligarles a visualizar video-anuncios de hasta tres minutos, sin posibilidad de saltarlos, antes de poder visualizar el vídeo deseado; según apuntan las numerosas quejas con las que los usuarios de este tipo de tecnología han comenzado a llenar los foros y las redes sociales, especialmente Twitter.

PatallazoTuitAdblockYoutube

Salvo muy contadas excepciones, ningún medio de comunicación ha sido capaz de sobrevivir sin publicidad. Todavía hoy, hay lectores que pagan por el periódico porque les ofrece información de calidad, pero aún así, éstos continúan incluyendo publicidad en sus páginas; sin embargo, siguen existiendo medios, como la radio y la televisión, que ofrecen sus contenidos de manera “gratuita”, ya que basan su modelo de negocio en los ingresos que obtienen de los anunciantes. La publicidad asola ambos soportes de comunicación, pero uno siempre puede cambiar de emisora o canal, o, lo cada vez más usual, puede aprovechar para echarle un vistazo a su dispositivo móvil.

Sin embargo muchos medios, especialmente en el mundo digital, se han sabido adaptar a los tiempos que nos ha traído Internet y han comenzado a trasladar su oferta de contenidos a modelos pago por consumo o suscripción, en gran medida ante el continuo avance que están teniendo los bloqueadores de publicidad, que en los dispositivos Apple estarán de forma nativa a partir de la versión 9 de su sistema operativo iOS.

Lo que está cada vez más claro es que los usuarios no son meros receptores de la información y cada vez más están empoderados, gracias a la tecnología digital, para elegir qué, cuándo y cómo consumir contenidos y cuánto están dispuestos a “pagar” por ellos. Como todo cambio que afecta a un mercado, ante un cambio en su paradigma de funcionamiento, pasará un tiempo hasta que se encuentre un punto de equilibrio, pero ¿serán los medios capaces de volver a cautivar a las audiencias?

Anuncios