La publicidad digital está carcomida hasta sus cimientos, es un negocio en el que se fabrica, compra, vende y simula tráfico sin ningún pudor; un negocio en el que, al final de todo el proceso, cada vez más de los pocos usuarios reales que quedan, y que son los que deberían ver los anuncios, se protegen detrás de los sistemas de adblocking, ya que no soportan la invasiva e intrusiva publicidad display con la que continuamente se les mortifica. Seguir leyendo “¿El problema real son los adblockers?”

Anuncios